Crónica Legislativa. Van dejando a Fócil

Enviado el 17/11/2017 por en Política

La separación definitiva de Salvador Sánchez Leyva del grupo de focilistas es inminente. Pero no será la única porque la sesión de este jueves mostró a un Saúl Armando Rodríguez Rodríguez no sólo ocupando la curul de su correligionario de partido y grupo político que había solicitado la justificación de falta a la mesa directiva, sino cercano a Joapa (José Antonio De la Vega Asmitia).

Luis Enrique Martínez
Rumbo Nuevo
Esa relación del inicio y parte de la asamblea, quedó confirmada también al final de la reunión cuando Juanma (Juan Manuel Fócil Pérez) ya tenía rato de abandonar el pleno. Papeles y más papeles aparecían como ornato de las curules desiertas, abandonadas por los focilistas.
Tras el pase de lista, la mesa directiva justificó las inasistencias de María Estela De la Fuente Dagdug, Solange María Soler Lanz, Juan Pablo De la Fuente Utrilla, Alfredo Torres Zambrano, Guillermo Torres López y la de Sánchez Leyva. No hizo lo propio con la ausencia de Charles Méndez Sánchez, Luis Alberto Campos Campos y Yolanda Isabel Bolón Herrada, pues, se supone, no lo solicitaron.
Juanma, respondió al pase de lista embarazado de soledad. A su derecha solo estaba Norma Gamas Fuentes, alguien que milita en el PRD pero no es de su grupo. Y desde esa curul que le traspasó Sánchez Leyva, observó cómo uno de sus aliados, Rodríguez Rodríguez, presumía espejuelos parecidos a los de Joapa. Y además estaba imbuido en una plática con el presidente de la Jucopo y coordinador parlamentario del PRD, que parecía no terminar. ¿Por algo se empieza, no?
Fócil Pérez era la personificación de la canción infantil ya en desuso entre la familia mexicana pero valida para ilustrar cómo se desintegran las corrientes internas de los partidos políticos. “Yo tenía diez perritos, uno se me fue…ya nomás me queda cuatro, cuatro…”
Abrumado por las diferencias internas partidistas de los últimos días en las cuales no le ha ido del todo bien, Juanma apareció en el vestíbulo de la Cámara de Diputados antes de que empezara la asamblea. A pesar del semblante sombrío, atendió a la prensa. Opinó de todo como siempre. Sin embargo, una respuesta invocó su desaliento, frustración política: “Si la impugnación a la nueva presidencia del partido no procede, no quedara más que aceptarla…”
Su presencia fue parte del morbo legislativo que, en realidad, no dio para más. Ni siquiera cuando en asuntos generales, MAD presentó un posicionamiento de la bancada del PRI al V Informe de Gobierno. Nada de eso modificó la molicie, la asfixiante reunión de tramite aunque ella misma sirviera para mostrar al público el deshilvanamiento del tejido partidista de la focilada.
De ahí que salvo ese morbo, la concurrencia trató de hacer llevadera la asamblea haciendo bromas con los puntos de acuerdo presentados por Marcos Rosendo Medina Filigrana y Federico Madrazo Rojas.
En el primer caso, se dijo que a pesar de que la propuesta del diputado independiente fue aprobada por unanimidad quizá no impactaría en la seguridad pública y del consumidor del programa capitalista denominado “Buen fin”, porque la notificación de la secretaría general del Congreso a la Secretaría de Seguridad Pública y Profeco, podría llegar el lunes próximo ya cuando el evento señalado estaría por concluir.
Y en el punto de acuerdo del coordinador del PVEM, que también fue aprobado de urgente resolución, lo que menos se escuchó fue que era otro llamado a misa como los muchos que la Legislatura 62 y sus precedentes presentan a la CFE: “Si cuando era pública no hacía caso, ahora ya semiprivatizada, menos…”

Tags: