No cantar victoria. La vacuna es una esperanza: López Hernández

Enviado el 14/01/2021 por en Política

Bertha Herrera
Rumbo Nuevo
El gobernador Adán Augusto López Hernández atestiguó este día el inicio del Programa Nacional de Vacunación contra el COVID-19 en Tabasco, que en una primera etapa se aplicará al personal médico, de enfermería y camilleros que se encuentran en la línea de combate a la epidemia.
Luego del arribo de un primer lote de 9 mil 975 vacunas de la farmacéutica Pfizer al estado, el mandatario visitó los módulos de vacunación del Hospital Regional de Alta Especialidad «Juan Graham Casasús», donde Ernesto Hernández Alonso, médico internista que se desempeña en el área COVID fue el primero en recibir la dosis.
Al igual que todos los estados del sureste y acorde al Programa Nacional de Vacunación, López Hernández verificó el arranque simultáneo de la jornada en los 11 centros hospitalarios COVID de Tabasco, con total apego a los protocolos de las autoridades sanitarias y con la participación del Ejército Mexicano, Guardia Nacional, Sector Salud Federal y Estatal, y Secretaría de Bienestar.
Acompañado por la titular de la Secretaría de Salud, Silvia Guillermina Roldán Fernández y el comandante de la 30 Zona Militar, José Fausto Torres Sánchez, el Ejecutivo Estatal señaló que si bien la vacuna ayudará a contrarrestar el avance de la epidemia, es importante que los tabasqueños no bajen la guardia y se continúe con las medidas higiénicas, de sana distancia y resguardo domiciliario.
Sostuvo que el programa de vacunación se aplicará en los órdenes acordados, inicialmente al personal médico y de enfermería, y en una segunda etapa, a la población en general de acuerdo al rango de edades, con el objetivo de que a finales del año un poco más del 70 por ciento de la población tabasqueña haya recibido la dosis.
Al respecto, Roldán Fernández informó que en una primera etapa llegarán a Tabasco más de 31 mil dosis, por lo que de acuerdo al programa, todo el personal del Sector Salud de Tabasco será vacunado. No obstante, aclaró, que es decisión personal de cada trabajador el aplicarse la vacuna o no.
Explicó además que para un mejor orden y control, el traslado y resguardo de las vacunas corre a cargo del Ejército Mexicano, incluso dentro de cada uno de los 11 centros hospitalarios COVID del estado.
La secretaria de Salud agregó que la meta de cada módulo de vacunación instalado en los hospitales, es aplicar 120 dosis diarias, y que en el caso de la vacuna de la farmacéutica Pfizer, que es la recién llegada, las personas tienen que recibir una segunda dosis a los 21 días.
Por su parte, Víctor Manuel Narváez Osorio, director del Hospital «Juan Graham Casasús», el centro hospitalario COVID que atiende al mayor número de pacientes, informó que este miércoles se inició la vacunación a 812 médicos, enfermeras, camilleros, así como personal de intendencia y mantenimiento que se encuentran en un primera línea, y posteriormente, se extenderá a otros mil 430 trabajadores, para cubrir la plantilla general de 2 mil 200 empleados aproximadamente.
Para avanzar en el programa, comentó que en este hospital se pondrán en operación cuatro células (módulos) de aplicación de vacunas, que estarán instalados dos en la Torre Oncológica y dos en el Domo o Burbuja hospitalaria.
Detalló que de acuerdo al protocolo, cada célula contará con módulos de: Filtro de Entrada, TRIAGE, Verificación de Registro Inicial, Aplicación de Biológico, Área de Observación y Área de Choque.
Este miércoles, el gobernador Adán Augusto López Hernández también visitó el módulo instalado en el Hospital de Alta Especialidad «Gustavo A. Rovirosa», donde en una primera etapa serán aplicadas 540 dosis al personal médico, de enfermería y camilleros, que laboran en la primera línea de combate a la pandemia.
Juan Antonio Torres Trejo, director del hospital, indicó que este mismo día concluirán la vacunación al personal de la zona verde o área COVID, por lo que inmediatamente iniciarán la aplicación al grupo dos, con una meta de mil 260 dosis a aplicar a más tardar el próximo viernes.
Reconoció que si bien existe cierta incertidumbre por parte de algunos trabajadores, la vacuna de la farmacéutica Pfizer brinda la garantía de que ya fue probada en varias partes del mundo y autorizada por parte de las autoridades sanitarias nacionales e internacionales.
“Al proteger a los compañeros de primera línea, garantizamos poder seguir atendido a los pacientes COVID”, subrayó.
El médico internista Ernesto Hernández Alonso, quien desde marzo del año pasado es parte del equipo que enfrenta al coronavirus en el Hospital «Juan Graham Casasús», recomendó a la comunidad médica de Tabasco acceder a la aplicación de la vacuna, al ser una oportunidad de proteger la vida y la salud, para continuar la lucha contra la infección viral que ha provocado la muerte de muchos pacientes y médicos.
Luego de recibir la vacuna y no presentar ningún tipo de reacción, compartió que es necesario que quienes se encuentran en la zona verde, y como en su caso, tienen trato directo con los pacientes, se apliquen la dosis para una mayor protección.
Asimismo, Ernesto Hernández recomendó a los ciudadanos tomar en serio la pandemia, y cuidar de manera especial a las personas de la tercera edad y a quienes sufren de enfermedades crónicas.
“El personal médico está cansando luego de casi un año de cuidar a pacientes COVID, por eso es importante que nos ayuden, especialmente los jóvenes que son los que con mayor facilidad transmiten el virus en los hogares”, expresó.

Tags: