Redoblaremos esfuerzos

Enviado el 11/12/2019 por en Portada

*Los impartidores de justicia son seres humanos y por consiguiente no son perfectos.
*Un juez puede ser falible, pero no corrupto.

Luis Enrique Martínez
Luis Ruiz Sandoval Frade
Rumbo Nuevo
En el Poder Judicial «se trabaja» para que la justicia en Tabasco «inspire confianza» a la sociedad, dijo el magistrado Enrique Priego Oropeza y, en consecuencia, reafirmó la divisa humanística que se aplica en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ): «Un juez puede ser falible, pero no corrupto».
Tras entregar su primer informe de labores como presidente del TSJ en un documento de 186 cuartillas al presidente de la mesa directiva del Congreso estatal, diputado Rafael Elías Sánchez Cabrales, el también titular del Consejo de la Judicatura reconoció el fortalecimiento y apoyo del gobernador Adán Augusto López Hernández, presente en el acto, a las actividades que realiza el personal que labora en la institución a su cargo.
En una parte del informe que por escrito entregó a la soberanía, también pondera el apoyo recibido por el presidente Andrés Manuel López Obrador.
Asimismo, «la solidaridad y el apoyo» de los 35 integrantes de la Legislatura 63 a la soberanía local no sólo, señaló, en la asignación presupuestal sino también por reformar y adicionar «oportuna y eficazmente», la Ley Orgánica del Poder Judicial, así como el Código Penal de Tabasco y otras disposiciones normativas cuya aplicación corresponde a la institución que preside desde enero.
Durante la sesión solemne del Congreso estatal a la que acudieron los ex presidentes del Poder Judicial Jesús Madrazo Martínez de Escobar, Ramón Hipólito Hernández Aguayo, Francisco Peralta Burelo, Javier López y Conde, Guillermo Narváez Osorio y Rodolfo Campos Montejo, dio lectura a una apretada sintesis de 25 cuartillas sobre las actividades del TSJ en lo que va de 2019.
Ante autoridades civiles y militares, así como dirigentes de partidos políticos y funcionarios del gabinete estatal, además de magistrados, jueces y servidores públicos del Poder Judicial, además de ciudadanos que rebasaron el aforo del recinto legislativo, también encomió las actividades que realizan las damas voluntarias de la institución, la cual coordina su esposa Mercedes Segura de Priego, sentada en primera fila junto con la presidenta del DIF Tabasco, señora Dea Isabel Estrada Rodríguez de López.
En un hecho sin precedente histórico, el magistrado Priego Oropeza comenzó su intervención recordando enseñanzas de sus maestros universitarios Antonio Suárez Hernández y Eduardo Alday Hernández. Con esas experiencias, contó la leyenda sobre El Molinero de Postdam, Berlín, Alemania, donde descansaba el Rey Federico II.
«Nosotros en el Poder Judicial estamos trabajando para que la justicia en Tabasco inspire la confianza que el molinero tenía en los jueces de Berlín», concluyó tras narrar la anécdota referida.
Con ese ánimo, también recordó que desde su etapa de estudiante y litigante, consideró que los servidores judiciales, especialmente, ubicó, los que tienen la facultad de decisión, deben estar más cercanos al pueblo, escuchar, orientar, conocer la problemática que origina el acto procesal.
Por ello, añadió, ahora que tengo el honor de presidir el Poder Judicial de Tabasco «no sólo estoy pendiente de la gestión y las actividades administrativas: personalmente escucho a quienes solicitan audiencia y en el presente año hemos atendido más de 4 mil 600 audiencias».
En la parte final de su mensaje, Priego Oropeza se dirigió a sus compañeros de servicio: magistrados, consejeros y jueces.
«Quiero recordarles, resaltó, que no sólo es importante la cantidad, es aún más importante la calidad de nuestras resoluciones. Que nuestras sentencias nunca sean resultados de nuestros rencores, de nuestros dolores corporales, ni mucho menos de las flaquezas del alma.
«Somos seres humanos y por consiguiente no somos perfectos. Por ello quiero reafirmar este principio como divisa de mi trabajo al frente del Poder Judicial: un Juez puede ser falible, pero no corrupto».
En el documento que entregó al diputado Sánchez Cabrales, el magistrado Priego Oropeza puntualiza que los tabasqueños reclaman servicios de impartición de justicia pronta, expedita e imparcial. Con ese objetivo, agregó, diariamente laboran los integrantes de la judicatura y personal administrativo; con profesionalismo y compromiso de su capital humano. “Para ellos todo mi reconocimiento y felicitación”.
En ese mismo escrito, sostiene que la tarea judicial es pilar fundamental para lograr la paz social, por lo que exhortó a sus colaboradores a proseguir en la consecución de los objetivos que tienen un propósito mayor: Tabasco.
También explica que el Congreso local autorizó al Poder Judicial un presupuesto para 2019 de 499 millones 555 mil 289 pesos, un incremento de 8.15 por ciento con respecto al año anterior. Al corte del 15 de noviembre este monto registró un alza de 123 millones 441 mil 902 pesos con lo que el presupuesto modificado es de 623 millones 997 mil 191 pesos.
Manifestó que para el año siguiente se solicitó a esa soberanía un incremento sustancial al presupuesto del Poder Judicial, dado que se tienen tareas pendientes como la implementación de la reforma laboral, la continuidad en la implementación de la Ley General de Archivos y la modernización informática y equipamiento de la institución a nivel estatal.

Tags: