Sepultar actividad turística

Enviado el 08/11/2018 por en Ciudad

La Organización Mundial del Turismo no acepta que se cuenten como turistas a las personas que viajan por motivo de trabajo. En Tabasco tuvimos una gran afluencia de viajeros ligados a la actividad petrolera, que obviamente no eran y no son turistas, aun cuando si producían una derrama en hoteles y restaurantes.

Por Ferdusi Bastar Mérito
Rumbo Nuevo
El principal producto turístico de Tabasco es sin duda el Parque Museo La Venta, el único museo al aire libre en Latinoamérica, que en 7 hectáreas alberga 33 piezas de la cultura olmeca, la cultura madre de Mesoamérica. Muchos viajeros europeos vienen a Tabasco exclusivamente para visitar estas joyas,
Este Parque Museo se construyó en 1958, cuando mi padre José María Bastar Sasso como Director de Difusión Cultural, convenció al Gobernador Gral. Miguel Orrico de los Llanos que el gobierno adquiriera los terrenos en que se ubica para que el poeta Carlos Pellicer dirigiera el traslado y acomodamiento de los monolitos traídos del sitio de La Venta.
El poco turismo que teníamos se enterró en los gobiernos de Manuel Andrade y Andrés Granier. Los pocos operadores que teníamos, se fueron a Cancún y a Palenque al finiquitarse esta actividad en la entidad. Sin embargo, recibimos algunos grupos que pernoctan en Villahermosa en su viaje de la ciudad de México a Cancún, y hay algunos grupos que llegan al aeropuerto de Villahermosa, visitan el Museo La Venta, y continúan su viaje a Palenque.
En el actual gobierno del cambio, no tuvimos cambio. La actividad turística, salvo el museo La Venta, siguió siendo cero. Y ahora nos desayunamos con la enorme barbaridad de que quieren enterrar el Museo la Venta, trasladando las piezas a un zoológico que difícilmente visitaran los turistas. A ningún europeo le interesará ver camellos o rinocerontes. Si fuera fauna local, si. Y lo terrible de esta barbaridad, es que hasta el Presidente de los hoteleros, que debería interesarse en reactivar la actividad turística, avala este despropósito.
Quitar a Tabasco su principal producto turístico, sería sepultar para siempre esta actividad. Si los monolitos, que durante siglos estuvieron al aire libre, quieren protegerlos con algún techito, estos se pueden colocar en el actual museo, aunque evidentemente no lo creemos necesarios. El Gobernador electo, Adán Augusto, ha dicho que a él si le interesa fomentar esta actividad. Ojalá no permita esta brutal animalada.