De Última Hora

Sin contiendas

Enviado el 11/09/2019 por en Región

Por el PRI, hay un cartucho quemado y uno nuevo; por el PRD, Chavo Herrera sigue de terco

Huimanguillo
Manuel Luna Arias
Corresponsal
A diferencia de otros años, en la tierra de la piña, a ésta fecha no se ven frases con las que los aspirantes a la presidencia empiecen a hacer precampañas; pero, eso no los aleja de su aspiración por la silla de Palacio: por Morena, hasta el hijo del edil, Carmito Torruco, Carlos Fabián se menciona; por el PRI, hay un cartucho quemado y uno nuevo; por el PRD, Chavo Herrera sigue de terco aunque su cuñado, Villo, se siente con méritos. Estas son las fortalezas y debilidades de los prospectos para el 2021.
Por los morenos, la caballada está bastante gorda. La diputada Karla Rabelo tiene como fortaleza que guarda buena relación allá en Plaza Armas, pero, su debilidad, se finca en que su progenitor fue un pésimo presidente manipulado por Roberto Madrazo.
La regidora, Anayanci Herrera Hernández su lado sólido es su juventud, identidad partidista y buena gestora, pero, su flaqueza es la falta de oficio político; Carlos Fabián, su fuerte es que su padre es el edil y, su debilidad, es que se mantiene alejado de los grupos morenistas;
Adrián Sánchez Guzmán su lado fuerte es ser fundador de Morena y, le resta mucho su nulo oficio político.
En el PRI, Gerald Washington Herrera, su fortaleza la finca en su dinero y su debilidad es su misma imagen que sus paisanos la ven muy desgastada; Jorge Elías Dagdug Iparrea, su juventud y trabajo partidista lo hacen muy robusto, pero, su soberbia y arrogancia le merman bastante simpatía.
Por los amarillos, Chavo Herrera es muy fuerte por el trabajo que hizo, pero, su debilidad es su prepotencia y arrogancia; Villo Chable, su fuerte es su habilidad para ganar simpatías y, le resta credibilidad el que formó parte del nuñismo.