Un espacio más orgánico y amigable

Enviado el 12/01/2018 por en Ciudad

El museo cuenta ahora con un espacio más agradable para los visitantes

El Museo de Historia Natural José Narciso Rovirosa Andrade, cuenta ahora con un recorrido más orgánico y amigable; los colores, sonidos, juegos de luces y la tecnología implementada, permitirá disfrutar lo más real posible de los seres que habitaron esta parte del planeta, consideró el historiador Ricardo de la Peña Marshall
Su rehabilitación y remodelación logró captar la esencia de lo que es este tipo de museos, añadió quien fuera el primer director de este recinto que fue inaugurado en diciembre de 1988, y valoró que los visitantes podrán encontrar en cada una de sus cinco salas la historia de la Tierra, la evolución del ser humano y la flora y fauna de nuestro estado.
Asimismo, mediante la tecnología se dispone de mappings y pantallas; para el acceso de personas con discapacidad se habilitaron una rampa para silla de ruedas y un elevador especial, resaltó.
“Se incluyó también algo que había sido un requerimiento desde que se abrió el museo: una techumbre que protegiera a los niños cuando estaba lloviendo o había mucho sol”, puntualizó Ricardo de la Peña.
Por último, invitó a las familias a visitar este espacio donde además de aprender tendrán un disfrute emocional y científico, aparte que podrán disfrutar del corredor cultural y recreativo que conforman los parques Museo de La Venta y Tomás Garrido, y la Laguna de las Ilusiones.