La Voz de Tabasco
Deportes

Se salió de control

El Manchester City se proclamó campeón de la Premier League tras derrotar 3-2 al Aston Villa.
La euforia por el festejo se salió de control en el Etihad Stadium, porque cuando el árbitro indicó el final del partido, los aficionados de los Citizens invadieron el terreno de juego.
El público saltó de la tribuna a la cancha para festejar el título de su equipo, mientras algunos lo hicieron como forma de alegría, otros aprovecharon para agredir al portero del Aston Villa, Robin Olsen.
La seguridad del estadio lo resguardó camino al vestidor, pero algunos personas se acercaron a Olsen para golpearlo en la cabeza o patearlo.

Artículos relacionados

Lainez, convocado. Podría debutar mañana en la Copa del Rey

La Voz de Tabasco

El Bayern hace historia

La Voz de Tabasco

Team-Cuba líder en el Espejo 1

La Voz de Tabasco